LA UTILIZACION DE FUERZAS POLICIACAS LOCALES PARA IMPLEMENTAR LEYES FEDERALES DE INMIGRACION

LA UTILIZACION DE FUERZAS POLICIACAS LOCALES PARA IMPLEMENTAR LEYES FEDERALES DE INMIGRACION

POR: Ricardo Skerrett

Miembro, Asociación Americana de Abogados de Inmigración

          www.ricardoskerrettimmigration.com

“Si obligamos a los policías locales a convertirse en agentes de inmigración, van a perder la confianza de la comunidad local. Los miembros de la comunidad van a coger miedo y se van a esconder de ellos, en vez comunicarles los problemas locales y reportar a los criminales en su comunidad. Aún peor, cuando sean víctimas de crímenes, los miembros de esas comunidades locales van a temer reportar dichos crímenes. Esto únicamente va a conllevar a un incremento en la actividad criminal y menos seguridad, ya que los maleantes se van a aprovechar de este miedo y van a acechar no tan solo a los inmigrantes, sino a todos los miembros de la comunidad.”

                 Profesor de Derecho David A. Harris

Toledo College of Law

                 Tradicionalmente, las agencias del orden público a nivel local en EE.UU. han seguido un modelo comunitario de implementación de leyes del orden público (“community policing model”), mediante el cual el énfasis es enfocar los esfuerzos hacia las necesidades de la comunidad local. Siempre se reconoció la autoridad exclusiva del gobierno federal para implementar las leyes de inmigración, la cual emana del Artículo I, sección 8, cláusula 4 de la Constitución federal, que otorga el poder exclusivo para implementar leyes de inmigración al gobierno federal.

Sin embargo, a raíz de 9/11, la falta de coordinación y cooperación entre todas las agencias del orden público en todos los niveles (local, estatal y municipal) salió a relucir. Debido a esto, el Departamento de Justicia federal reconsideró su posición y otorgó autoridad a las entidades locales y estatales del orden público para efectuar arrestos por violaciones a las leyes de inmigración.

Actualmente, algunas agencias del orden público en algunos estados, particularmente Florida y Alabama, han otorgado un Memorando de Entendimiento (“Memoranda of Understanding- MOUs”) con el Departamento de Seguridad Interna Federal (“DHS”) al amparo de un estatuto del código de inmigración que viabiliza la habilidad de las fuerzas policíacas locales  para implementar las leyes federales de inmigración. En el Condado de Collier, existe dicho memorando de entendimiento entre la oficina del Sheriff de Collier County y DHS. El Sheriff de Collier County, Don Hunter, apoya la utilización de agentes de su oficina para implementar las leyes de inmigración. En Lee County, según la oficina de información pública del Sheriff, la oficina del Sheriff de Lee County no ha suscrito un memorando con DHS.

Es sumamente preocupante el efecto que tendría la implementación de las leyes de inmigración por agentes del orden publico a nivel local, debido a la relación de confianza y respeto que debe permear entre la comunidad y las agencias locales del orden publico para facilitar el desempeño de las funciones de los agentes locales. Las autoridades locales necesitan ganarse el respeto y la confianza de la comunidad local para poder desempeñar sus labores, por lo que no van a poder cumplir sus funciones si la comunidad local desconfía de ellos, como, por ejemplo,  que los miembros de la comunidad teman ser deportados por reportar crímenes.

A diferencia de la oficina del Sheriff de Collier County, la Asociación Internacional de Jefes de Policías (“IACP”) ha declarado que se opone a cualquier plan para facilitar que las agencias locales o estatales implementen leyes de inmigración. El Presidente de la Asociación, Joseph Estey, Jefe del Departamento de Policía de Hartford, VT, dijo: “Muchos líderes en la comunidad del orden público estamos sumamente preocupados sobre el efecto disuasivo (“ chilling effect”) que estas medidas tienen en promover que extranjeros,  legales o ilegales,  reporten actividades criminales y ayuden a la policía en investigaciones criminales.”

Concluimos con un ejemplo para demostrar porque la implementación local de leyes de inmigración no promueve el bienestar general: el 22 de julio del 2002 tres personas fueron acribilladas en un restaurante vietnamés en Houston, TX. Todos los testigos huyeron la escena del crimen inmediatamente. Debido al miedo de ser implicados en el crimen o por miedo a ser deportados, los testigos no querían hablar con la policía. Un oficial de la policía acudió a un programa de radio local en vietnamita y rogó a la estación que interrumpiera su programa popular y le permitieran comunicarse con la comunidad vietnamita local. Después de prometer, por radio, que la policía únicamente quería información sobre el tiroteo, cinco testigos aparecieron y testificaron.

[Nota del editor: El autor práctica el derecho de inmigración en el suroeste de las Florida desde el 2001 y ha sido colaborador de D’Latinos desde nuestros comienzos. Puede ir a su página de Web o llamar al (239) 574-4825 para una cita. ]

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.