ALTERNATIVAS Y RETOS EN EL CAMPO DE INMIGRACION PARA ESTUDIANTES, INVESTIGADORES Y PROFESORES EXTRANJEROS

ALTERNATIVAS Y RETOS EN EL CAMPO DE INMIGRACION PARA ESTUDIANTES, INVESTIGADORES Y PROFESORES EXTRANJEROS

POR: Ricardo Skerrett

Miembro, Asociación Americana de Abogados de Inmigración

www.ricardoskerrettimmigration.com

“La ventaja americana en el campo de las ciencias y la tecnología ha surgido en parte por el flujo continuo de las mejores mentes internacionales en las ciencias, tecnología e ingeniería. Los estudiantes y académicos extranjeros son de importancia crítica para la vitalidad de la innovación americana… Los EE.UU. no puede educar, hacer investigación, o producir tecnología en aislamiento del resto del mundo si quiere mantener la delantera en las ciencias y la tecnología.”

 

Alice P. Gast

Vice-Presidenta

Massachusetts Institute of Technology

 

 

Los estudiantes extranjeros, profesores e investigadores (“researchers”) históricamente han sido de gran beneficio para los EE.UU. dentro y fuera del mundo académico. Por ejemplo, el año pasado los estudiantes extranjeros gastaron $13 billones en EE.UU., haciendo la educación el quinto producto de exportación más importante en este país. Los profesores e investigadores nacidos en el extranjero están desproporcionalmente representados en los rangos más altos de las universidades y centros de investigación. El 21% de los miembros en la Academia Nacional de las Artes y más de una cuarta parte en las facultades de departamentos universitarios en ciencias e ingeniería son extranjeros. EE.UU. no podría producir el alto calibre de investigación sin estudiantes internacionales, según John Godfrey, decano auxiliar de Educación Internacional en la Universidad de Michigan. “La movilidad de estos estudiantes es crítica,” comenta. Las mejores mentes académicas del mundo han sido impeladas a la excelencia con la expectativa de que tendrán una oportunidad para venir a los EE.UU. y quedarse a estudiar y trabajar.

Sin embargo, en los últimos dos años se han levantado unas barreras muy altas a la entrada de académicos y estudiantes que ponen en peligro nuestra habilidad para atraer los mejores talentos de otros países. Los programas Visas MANTIS, Visas CONDOR y la lista de alerta tecnológica (“TAL”) han incrementado el escrutinio consular, y han resultado en retrasos en la entrada y en aumentos de denegaciones de visas de estudiantes y académicos que son estadísticamente verificables. Un total de 20% de aceptados en programas de maestría y doctorado en física no llegaron a tiempo o se les denegó la entrada a los EE.UU. Varias universidades no han podido llenar vacantes de consultoría y de enseñanza que tradicionalmente son llenadas por estudiantes extranjeros a nivel graduado.

El propósito expreso del gobierno federal es lograr un balance entre el interés de preservar la seguridad nacional con el interés de facilitar el flujo de viajes, estudios e intercambios de trabajo de estudiantes y académicos extranjeros. Sin embargo, este balance no se está logrando actualmente con las políticas restrictivas del gobierno federal. Actualmente existe una atmósfera de pesimismo y desesperación en el mundo académico. Universitarios y académicos extranjeros temen regresar a sus países de origen a visitar sus familiares y amistades o a viajar conferencias extranjeras por miedo a que no se les permitiría la reentrada a los EE.UU. Un 46% de las universidades norteamericanas reportaron una reducción en las matriculaciones de estudiantes extranjeros en el 2003.

El desencanto con las restricciones en la otorgación de visas provee incentivos a universidades europeas, canadienses y australianas, las cuales están agresivamente reclutando estudiantes para que estudien en esos países en vez de estudiar en los EE.UU. En particular, las alternativas de estudio en otros países son sumamente atractivas para estudiantes que han sido señalados para registración especial (NSEERS) por provenir de ciertos países (Medio Oriente, Turquía, Siria, etc.) o por origen nacional o religioso (musulmanes, descendencia árabe, etc.).

Otros obstáculos, que afectan a todos los estudiantes y académicos extranjeros sin importar su país de origen o nacionalidad, que impiden la obtención de una educación o empleo en los EE.UU., son las limitaciones impuestas por la Lista de Alerta Tecnológica (“Techonology Alert List” o “TAL”) y las Reglamentaciones Administrativas de Exportación (“Export Administration Regulations” o “EAR”). TAL fue creado en el año 2000 y el propósito expreso de esta guía es prevenir la exportación de “bienes, tecnología o información sensitiva” a través de actividades tales como “estudios post-graduados, pedagogía, investigación, participación en programas de intercambio, de entrenamiento o de empleo…” Esta lista incluye una amplia gama de campos tales como ingeniería química y biotécnica,  alta tecnología de materiales (“materials technology”), seguridad informática (“informations security”), y mecanización hidráulica avanzada (“robotics”).

Adicionalmente, las compañías norteamericanas están impedidas de emplear extranjeros en ciertas capacidades que los exponen a información especializada de cierta importancia comercial para la seguridad nacional. El Departamento de Comercio federal reglamenta el programa “EAR”, que supervisa la exportación y re-exporte de la mayoría de los productos comerciales. Los contratistas del Pentágono (Departamento de Defensa) tienen la obligación de probar expresamente que no emplean extranjeros con lazos familiares o amistosos con países “sensitivos”. Irónicamente, son estas mismas compañías las que dependen de talento extranjero en el campo de investigación.

Las alternativas para estudiantes extranjeros y académicos en el campo de inmigración desgraciadamente están siendo limitadas por reglamentaciones gubernamentales, las cuales obstaculizan el libre flujo de comercio e investigación. En un próximo artículo discutiremos las alternativas de visas de no-inmigrante así como las de inmigrantes disponibles a estudiantes y académicos extranjeros dentro de las restricciones federales en vigor actualmente. Estas son: visas F-1, J-1, H1B, exenciones de interés nacional y de habilidad extraordinaria (“Nacional Interest Waivers and Aliens of Extraordinary Ability”) y certificaciones laborales.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.