LA AUTORIDAD CONTRIBUTIVA DEL GOBIERNO FEDERAL

LA AUTORIDAD CONTRIBUTIVA DEL GOBIERNO FEDERAL:

COMO AFECTA EL STATUS INMIGRATORIO

POR: Ricardo Skerrett

Miembro, Asociación Americana de Abogados de Inmigración

www.ricardoskerrettimmigration.com

                “Las contribuciones, son, después de todo, las cuotas que pagamos a cambio de los privilegios de membresía en una sociedad organizada.”

–Franklin D. Roosevelt

                 “América es un país de contribuciones que se fundó para evitar pagar contribuciones.”

–Laurence J. Peter

                 Con la tendencia de globalización imperante, las personas pueden tener una conexión legal con uno o varios países. Estas conexiones, tales como ciudadanía, residencia, o la localización física de activos y bienes, pueden conllevar consecuencias significativas en las contribuciones e impuestos (“taxes”) sobre bienes, herencia y donaciones (“estate and gift taxes”). La autoridad contributiva del gobierno norteamericano (“U.S. federal taxing authority”) está fundamentada sobre cuatro preceptos: ciudadanía, residencia, localización de los activos y bienes (“U.S. situs assets”) y la expatriación. Este artículo versa sobre los primeros tres preceptos (ciudadanía, residencia y localización de bienes y activos).

CIUDADANIA

 

Las donaciones inter vivos (en vida) efectuadas por ciudadanos americanos están sujetas al impuesto federal de donaciones (“federal gift tax”). Al morir, el caudal bruto (“gross estate”) de un ciudadano incluye todos sus activos y bienes irrespectivamente de la localización de los mismos conforme el interés del causante sobre éstos (como por ejemplo nivel de participación en negocios, sociedades, etc.) para propósitos de contribución sobre herencia (“estate taxes”). Esto incluye todos los bienes y activos localizados dentro y fuera de los EE.UU.

 

RESIDENCIA LEGAL

 

Este precepto contributivo no se debe confundir con el status de residencia legal permanente para propósitos de inmigración, pues son dos conceptos completamente distintos. El precepto contributivo se refiere a la residencia norteamericana para propósitos de contribuciones federales sobre herencia y donaciones (“federal estate and gift taxation”) Cualquier residente de los EE.UU., irrespectivamente de su ciudadanía, está sujeto al impuesto federal sobre donaciones cuando haga transferencias inter vivos (esto incluye a residentes legales permanentes para propósitos de inmigración). Al morir, el caudal (“estate”) de los residentes en los EE.UU. está sujeto a la misma contribución federal sobre herencia que los caudales de los ciudadanos americanos (esto incluye a los que hayan adquirido el status inmigratorio de residentes legales permanentes). En otras palabras, todos los bienes y activos de un residente irrespectivamente de localización están sujetos a este impuesto contributivo. Para aquellas personas que poseen bienes raíces y propiedades en más de un país la determinación de residencia es clave.

Para propósitos tributarios o contributivos sobre herencia y donaciones, la definición de residencia del Código de Rentas Internas federal incluye a cualquier causante que al morir mantenía su “domicilio” en los EE.UU. Según la ley, una persona adquiere un domicilio cuando vive en una localización específica irrespectivamente del transcurso del tiempo sin tener la intención de trasladarse o mudarse a otra localización. Los tribunales han determinado que la determinación de domicilio para propósitos de residencia es cuestión de prueba. Para establecer un domicilio en EE.UU. una persona tiene que residir físicamente en los EE.UU. y tener la intención de permanecer indefinidamente aquí. Se puede utilizar como prueba para establecer domicilio donde la persona rinde contribuciones, donde vota, donde mantiene su licencia de conducir activa, etc. Por definición, aquellos que adquieren el status inmigratorio de residencia legal permanente mantienen domicilio en los EE.UU. y por consecuencia están sujetos a las contribuciones federales sobre herencia y donaciones como si fueran ciudadanos americanos.

 

LA LOCALIZACION DE ACTIVOS Y BIENES DE EXTRANJEROS QUE NO SON RESIDENTES

 

Si el gobierno americano no puede ejercer su autoridad tributaria basándose en los preceptos de ciudadanía y residencia, puede aún ejercer su autoridad sobre cualquier bien mueble o inmueble localizado en los EE.UU. Al igual que los bienes inmuebles, los bienes tangibles personales (“tangible personal property”) físicamente localizados en EE.UU. son tributables al amparo de las leyes federales. Sin embargo, la localización de bienes intangibles personales (“intangible personal property”) se determina conforme a la ley y depende del tipo de activo. Por ejemplo,  mientras que las acciones en una corporación americana se consideran como que están localizadas en EE.UU., las pólizas de vida (‘life insurance”) de un extranjero no residente no se consideran localizadas dentro de los EE.UU. Participaciones en negocios o sociedades que hacen negocios o mercadean en EE.UU. se consideran localizadas en EE.UU. para propósito contributivos.

La exención federal de sobre contribuciones sobre herencia de hasta 1 millón de dólares que la ley concede a los ciudadanos americanos y a los residentes se reduce a tan solo $60,000 para extranjeros no residentes. Los extranjeros no residentes también están sujetos a las contribuciones sobre donaciones inter vivos  de bienes y activos localizados en EE.UU. y sus caudales hereditarios están sujetos a la contribución sobre herencia de aquellos bienes localizados en EE.UU.

En conclusión, los preceptos de ciudadanía, residencia y localización de bienes y activos determinan la autoridad contributiva del gobierno federal sobre caudales hereditarios, donaciones, activos y bienes. Las consecuencias contributivas de obtener un status inmigratorio específico, como la naturalización y la obtención de la residencia legal permanente, deben ser analizadas cuidadosamente antes de hacer un ajuste de status.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.