PORQUE LA LEY DE ARIZONA ES INCONSTITUCIONAL

PORQUE LA LEY DE ARIZONA ES INCONSTITUCIONAL

 POR: Ricardo Skerrett

Miembro, Asociación Americana de Abogados de Inmigración

www.ricardoskerrettimmigration.com 

La medida estatal de Arizona firmada en ley este pasado 23 de abril por el gobernador de ese estado tiene el efecto perjudicial de convertir a los Latinos que residen y trabajan en Arizona objetivos de arresto e interrogación por las agencias del orden público de Arizona. Dicha ley es inconstitucional porque siempre se ha reconocido la autoridad exclusiva del gobierno federal para implementar las leyes de inmigración, la cual emana del Artículo I, sección 8, cláusula 4 de la Constitución federal, que otorga el poder exclusivo para implementar leyes de inmigración al gobierno federal.

Si hay un común denominador en la historia de las leyes de inmigración en este país, es que los inmigrantes no siempre han sido bienvenidos. Desde el tiempo de la creación de la República, las leyes de inmigración han sido restrictivas, diseñadas a mantener al inmigrante alejado o marginado. En 1790, el Congreso aprobó la primera ley de naturalización, estableciendo un periodo de cinco anos de espera para obtener la naturalización y restringiendo la ciudadanía a “personas blancas libres”. El movimiento nativista y el Partido de “Know-Nothing” de las décadas de los 1830s 1840s abogaron para incluir restricciones en contra de llegadas futuras de Católicos y nacionales de origen chino.

Después de la Guerra Civil se aprobó la enmienda 14 a la Constitución estableciendo por primera vez que “todas las personas nacidas o naturalizadas en los EE.UU.” son ciudadanos de este país teniendo derecho a la igual protección bajo las leyes. Esta enmienda a la constitución no benefició a los inmigrantes extranjeros, pues el período del 1875 al 1917 se conoce como el primer período restriccionista, cuando el Congreso comenzó a aprobar legislación para controlar la admisión de extranjeros sistemáticamente. Fueron excluidos de admisión los convictos, prostitutas, lunáticos, idiotas y se impuso una tarifa de 50 centavos por extranjero. En el 1882 se aprobó la ley excluyendo la admisión de personas de China, el cual estuvo en vigor por más de 60 años hasta el 1943. Desde el 1885 se controló la admisión de trabajadores extranjeros prohibiendo la admisión de trabajadores para proteger el mercado laboral en este país. Aun desde 1900 hasta 1920, cuando más de veinte millones de nuevos inmigrantes ingresaron a los Estados Unidos, el Congreso impuso controles estrictos para evitar la inmigración de extranjeros, incluyendo leyes que crearon la “Zona de Exclusión Asiática” designada para mantener fuera a personas provenientes de Asia. El propósito explícito de la ley de cuotas de 1910 fue “restringir la inmigración lo más posible a personas procedentes del norte y oeste de Europa”. Este sistema no fue eliminado sino hasta 1965.

Para controlar el flujo migratorio, en el 1891, y a raíz del asesinato del Presidente McKinley en el 1902 por un extranjero de ideología anarquista, en el 1891 y 1903 se aprobaron leyes excluyendo personas por razones de salud, pobreza, anarquismo y otras ideologías políticas. También fueron excluidos de admisión epilépticos y mendigos profesionales, así como niños solos con impedimentos mentales (“feeble minded children”), tuberculosos y personas con deficiencias mentales y/o físicas que no pudieran ganarse la vida.

Debido a la Revolución Industrial, del 1900 al 1920 arribaron más de 20 millones de inmigrantes, pero el Congreso continuó imponiendo más restricciones al flujo de inmigrantes, particularmente de Asia. En el 1917 se aprobó una ley excluyendo de admisión a personas provenientes del área geográfica que se extiende desde Afganistán hasta el Océano Pacífico, con la excepción de Japón y Filipinas. En el 1934 cuando EE. UU. otorgó la independencia a Filipinas se restringió la inmigración de filipinos a 50 por año (sí, cincuenta). Los japoneses podían inmigrar siempre y cuando el gobierno japonés limitara la expedición de pasaportes a un número restringido de trabajadores.

El sistema de cuotas comenzó en el 1910, con el propósito expreso de controlar y restringir lo más posible el flujo de inmigrantes a personas provenientes de Europa occidental. El sistema de cuotas aprobado en el 1924 y la Gran Depresión tuvieron el efecto de reducir enormemente el flujo migratorio.

El crecimiento económico de este país, desde la Fiebre de Oro, la Revolución Industrial hasta las necesidades del mercado actual, ha creado una demanda de trabajadores constante no importa su procedencia. La inmigración ha sido restringida en una sola ocasión durante la historia de este país y por razones económicas y no políticas: la Gran Depresión. Las leyes de inmigración en este país han estado un paso detrás de las necesidades del mercado.

La ley de Arizona, ya sea en su totalidad o parte por parte según surjan los pleitos, va a ser declarada inconstitucional porque, conforme la doctrina de derecho, el campo está trillado en esta área. Inmigración es dominio del gobierno federal y no de los estados. Los estados no pueden aprobar leyes en donde el campo esté ocupado por el gobierno federal.

La política pública de este país en materia de inmigración es dictada y pautada por el gobierno federal y la legislación aprobada por el Congreso.

El núcleo de la legislación contemporánea de inmigración es el Acta de Inmigración y Nacionalidad del 1952. Fue aprobada por súper mayorías y por encima del veto del Presidente Truman. El Acta mantuvo las cuotas por origen nacional, era excesivamente severo, y no ofrecía mecanismos para facilitar la inmigración en casos meritorios. El Acta incluía una lista extensa de personas a quienes se les podía negar la admisión y/o que eran deportables, estableció un procedimiento de admisión, y estableció el sistema de preferencias basado en parentesco y empleo. El Acta también estableció remedios de deportación por parentesco con ciudadanos americanos y residentes permanentes, incluyendo el ajuste de status.

En julio de 1963 el Presidente Kennedy propuso una reforma de inmigración para eliminar el sistema de cuotas por origen nacional. Algunas de las reformas propuestas por Kennedy fueron finalmente aprobadas en el 1965 bajo la administración del Presidente Jonson. La reforma del 1965 logró lo siguiente: 1) la eliminación del sistema de cuotas efectivo desde el 30 de junio de 1968; 2) la creación de la categoría de parientes inmediatos; 3) eliminación de las restricciones de las personas provenientes de Asia y la prohibición de discrimen por raza, sexo, nacionalidad, nacimiento o residencia; 4) estableció un sistema de cuotas anuales de inmigración a 170,000 personas que no provinieran delhemisferio occidental y prohibió la inmigración de más de 20,000 de un solo país; 5) restringió la inmigración de personas del hemisferio occidental a 120,000 anuales a partir del 30 de junio de 1968; 6) rediseñó el sistema de preferencias de parentesco y de empleo para otorgar visas de inmigrantes; y 7) impuso restricciones a la inmigración por empleo de personas del hemisferio occidental a menos que el Secretario del Trabajo certificara que no existían suficientes trabajadores americanos disponibles y hábiles y que el empleo propuesto no afectaría adversamente los salarios y condiciones de trabajo en el sitio en donde el inmigrante se proponía trabajar (este fue el inicio de la denominada certificación laboral).

Irónicamente, fue durante la presidencia conservadora del Republicano Ronald Reagan que se aprobó la amnistía del 1986, conocida formalmente como la ley de control y reforma migratoria (IRCA). En ese año también se aprobaron las enmiendas de fraude matrimonial (IMFA). IRCA otorgó amnistía a trabajadores agrícolas y otros que se encontraban en EE.UU. desde el 1982. Las estipulaciones de la amnistía daban una residencia temporera a los que cualificaban, con la promesa de obtener la residencia permanente después de 18 meses. Mientras que por un lado la ley concedía un status legal, por otro lado estableció un sistema para imponer sanciones a patronos que empleaban personas que no estuvieran autorizadas a trabajar. Esto creo por primera vez un obstáculo que todas las personas en EE.UU., incluyendo ciudadanos, tendrían que superar para poder trabajar.

IMFA estableció un procedimiento en dos etapas para personas solicitando ajuste por matrimonio, mediante el cual persona inicialmente recibe una residencia condicional que se convierte a status permanente a los dos años. IMFA también impuso una prohibición de dos años antes de que una persona que está en procedimientos de deportación pueda obtener la residencia permanente por matrimonio contraído durante la pendencia del proceso de deportación, e impuso una prohibición de cinco años para que un residente permanente que obtuvo su residencia por matrimonio pueda pedir a un nuevo cónyuge.

Una ley sobre temas distintos (“ómnibus Anti-Drug Abuse Act of 1998”), incluyó penalidades sumamente severas a extranjeros envueltos en actividades criminales, particularmente el tráfico de drogas. La ley creó una nueva clasificación de personas deportables, convictos de delitos graves (“aggravated felons”), el cual ha sido subsiguientemente re interpretado para incluir cualquier persona convicta de un delito mediante el cual pudo haber estado expuesta a un año o más de cárcel sin importar la pena impuesta y servida y/o convicta de una violación a una ley de sustancias controladas.

La inhabilidad del gobierno federal de aprobar una nueva reforma de inmigración no da óbice a que los estados puedan legislar en este campo, pues crearía mucha incertidumbre y confusión si cada estado de la unión se abrogara la autoridad de legislar en esta materia.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.