ALERTA AL RETORNAR A LOS EE.UU.

POR: Ricardo Skerrett

Miembro, Asociación Americana de Abogados de Inmigración

www.ricardoskerrettimmigration.com

El Servicio de Protección de Fronteras e Inspección de Aduanas (“Customs and Border Protection” o “CBP”por sus siglas en inglés) ha confirmado que Residentes Permanentes que retornan del exterior y que tienen convicciones criminales en su récord, aún cuando sean remotas en tiempo y aún cuando no hayan tenido problemas retornando anteriormente a los EE.UU., están expuestos a ser citados para el comienzo de procesos de deportación en su contra (“Notice to Appear”o “NTA”).

Antes, residentes permanentes con un récord criminal que retornaban del exterior se les concedía una inspección diferida (“deferred inspection”) en el puerto de entrada. Ahora, dependiendo de la naturaleza de la convicción, recursos y camas disponibles, es posible que estos residentes permanentes sean detenidos hasta que un juez de inmigración determine si el residente es elegible para ser puesto en libertad bajo fianza. CBP insiste en que la inspección diferida sigue siendo una opción en ciertos casos.

El Servicio ha indicado que la nueva política obedece a que un porcentaje alto de residentes a quienes se les concedía la inspección diferida no se presentaban para los procedimientos posteriores. La nueva política ya está en efecto en Florida y en Georgia.

Los residentes permanentes que retornan del exterior deben estar conscientes que no pueden ser detenidos si tienen en su posesión evidencia que pruebe que una convicción no los hace inadmisibles de entrar a los EE.UU. Por lo tanto, antes de viajar deben obtener copias certificadas del expediente de la corte de cualquier convicción, incluyendo el arresto, el cargo, la sentencia, disposición final y evidencia de que cumplió con los términos de la sentencia. Todos estos documentos son necesarios antes de acudir a un abogado para obtener una opinión de si deben viajar o no.

Los residentes permanentes que retornan y tienen convicciones en su récord tienen varias alternativas. Si CBP concede una inspección diferida, deben contratar los servicios de un abogado de inmigración a la mayor brevedad y asistir a la cita de inspección con un abogado, pues esa cita podría ser el comienzo de procedimientos de deportación.

Si el residente permanente es detenido y enviado a un centro de detención de inmigración tiene derecho a contratar un abogado y solicitar una vista de fianza frente a un juez de inmigración.

Aún cuando un residente permanente sea puesto en proceso de deportación por una convicción criminal, existen remedios disponibles al amparo de las leyes de inmigración. Dependiendo de la naturaleza de la convicción, podría ser elegible para una exoneración o perdón de la inadmisibilidad (“waiver of inadmissibility”). Dependiendo otra vez de la naturaleza de la convicción, la fecha de la convicción, el tiempo que lleva como residente permanente, otros factores como parientes inmediatos que sean ciudadanos americanos o residentes permanentes, existen remedios para que el residente no pierda su residencia permanente y sea deportado, tales como cancelación de deportación u otro ajuste de status.

Los residentes permanentes con convicciones criminales que son puestos en deportación al retornar a los EE.UU. o porque son detenidos deben consultar con un abogado especialista en inmigración para examinar que remedio si alguno tienen disponibles.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.