QUERELLAS CONTRA FUERZAS DEL ORDEN PÚBLICO POR VIOLACIONES DE DERECHOS CIVILES

POR: Ricardo Skerrett

          Miembro, Asociación Americana de Abogados de Inmigración

          www.ricardoskerrettimmigration.com

                 El programa federal bajo la sección 287(g) que permite la utilización de las fuerzas locales del orden público para implementar las leyes de inmigración presenta una amenaza alarmante a las libertades civiles de esta nación. Al amparo de esta sección las agencias locales del orden público pueden suscribir acuerdos con el gobierno federal para recibir fondos y entrenamiento para utilizar agentes de la policía local para implementar las leyes de inmigración. En esta área la oficina del Sheriff de Collier County ha suscrito un acuerdo bajo esta sección.

                 La Secretaria del Departamento de Seguridad Interna (“DHS” por sus siglas en inglés) Janet Napolitano recientemente decidió expandir el programa con el propósito de darle uniformidad a los acuerdos que ha suscrito su agencia con agencias policiales locales a través de la nación. DHS está renegociando estos acuerdos para suscribir nuevos acuerdos con las agencias locales efectivo este próximo 10 de octubre.

                 Estos nuevos acuerdos no resuelven los problemas de la utilización inconstitucional de perfiles raciales y de abusos de derechos civiles cometidos por estas agencias del orden público. 521 organizaciones a nivel nacional han denunciado este programa y exigido su terminación. La Unión Americana de Libertades Civiles (Ämerican Civil Liberties Union” o “ACLU”) y otros grupos pro derechos civiles y pro inmigrantes están haciendo un llamado nacional a organizaciones locales e individuos para presentar demandas de violaciones por derechos civiles contra DHS y las agencias del orden público que implementan el programa 287(g). Las querellas no tienen que ser recientes y puedencubrir cualquier período de tiempo mientras ha estado este programa en vigor.

                 Estos son ejemplos de posibles violaciones:

Me detuvo un oficial y aunque yo no había cometido ninguna infracción me señaló como objetivo por mi raza u origen étnico.

Me detuvo un oficial por una supuesta infracción de tránsito con el pretexto de indagar mi status migratorio.

El oficial únicamente estaba interesado en mi status migratorio.

Fui víctima o testigo de un crimen y el oficial únicamente le interesaba mi status migratorio.

El oficial cuestionó  pasajeros en mi carro sobre status migratorio.

Me arrestaron y posteriormente desestimaron los cargos dejando únicamente los cargos de inmigración pendientes.

No se me proveyó intérprete aunque hablo muy poco inglés.

Me presionaron a firmar documentos que no podía leer o entender.

No me permitieron comunicarme con el consulado de mi país.

Fui sometido abuso físico, mental o verbal.

No me permitieron hablar con un abogado aún cuando yo lo solicité.

Continuaron el interrogatorio aún después de yo pedir abogado.

No me permitieron hacer una llamada a mi abogado o a miembros de mi familia o al consulado.

Trataron de obligarme a renunciar mis derechos o nunca me informaron sobre mis derechos antes de preguntarme sobre mi status migratorio.

Me detuvieron por más de 48 horas después que se resolvieron los cargos criminales sin que me dieran un papel explicando los cargos de inmigración y el procedimiento a seguir durante ese tiempo.

Alegaban que soy indocumentado aún cuando soy residente permanente o ciudadano americano o no soy ilegal.

Los querellantes deben comunicarse con organizaciones cívicas o pro inmigrantes locales, el capítulo local de ACLU, abogados de inmigración y de derechos civiles del área, y enviar la queja a: ACLU Immigrants’ Rights Project, ATTN.: Mariana Bustamante, 39 Drumm Street, San Francisco CA 94111 o al correo electrónico 287gcomplaint@aclu.org   .

Recuerden que irrespectivamente de su status migratorio, toda persona goza de ciertos derechos constitucionales fundamentales: el derecho a no auto incriminarse, el derecho a permanecer en silencio y el derecho a pedir la asistencia de abogado.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.