COMO AFECTA EL PLAN DE ESTIMULO ECONOMICO UNA REFORMA MIGRATORIA

COMO AFECTA EL PLAN DE ESTIMULO ECONOMICO UNA REFORMA MIGRATORIA

 Por:         Ricardo Skerrett

Miembro de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración

www.ricardoskerrettimmigration.com

Si tomamos como base el plan de estimulo económico aprobado por el Congreso y firmado por el Presidente Obama para determinar si el panorama político preponderante favorece la aprobación de una reforma migratoria desafortunadamente la conclusión no es alentadora.

                 El plan de estimulo contiene disposiciones anti inmigrantes, ya que restringe la habilidad de ciertos bancos e instituciones financieras de emplear nuevos trabajadores extranjeros bajo el programa de visas profesionales de no inmigrante H1-B a menos que hagan disponibles las plazas a trabajadores americanos igual o mejor pagados. Además, el plan prohíbe que los bancos empleen trabajadores H1-B en ocupaciones en que haya cesanteado trabajadores americanos. Estas disposiciones del plan no toman en consideración la disponibilidad de trabajadores americanos ni las necesidades del mercado. El plan impone restricciones en las peticiones H1-B de cualquier compañía que reciba fondos bajo el Título I del plan o bajo la sección 13 de la ley de reserva federal.

                 Es ilegal para las entidades que reciben fondos al amparo de las disposiciones antes enumeradas emplear trabajadores H1-B a menos que cumplimenten unas certificaciones adicionales a los efectos que antes de radicar la petición H1-B el patrono ha tomado pasos afirmativos para reclutar trabajadores americanos con el mismo sueldo y que le ha ofrecido el trabajo a cualquier trabajador americano que lo solicite y que esté igual o mejor cualificado para la posición. Además, el patrono tiene que certificar que no ha suspendido y que no suspenderá trabajadores americanos en la misma posición equivalente a la H1-B 90 días antes ni después de la radicación de la petición H1-B.

                 Las restricciones no aplican a extensiones de peticiones de trabajadores H1-B que actualmente laboran al amparo de dicha visa ni a trabajadores con otras visas no inmigrantes tales como F-1, TN o L-1B.

                 Por otro lado, ha habido acontecimientos más favorecedores a la aprobación de una reforma migratoria. Primero, el Secretario nominado de Comercio, Judd Gregg, aunque miembro del Partido Republicano apoyó la fracasada reforma migratoria del 2006 como senador del estado de New Hampshire. Cuando sea confirmado el Secretario de Comercio tendrá un rol significativo en la preparación de una nueva propuesta de reforma migratoria.

Segundo, la sustituta de Hillary Clinton como senadora de Nueva York, Kirsten Gillibrand, ya se ha reunido con líderes hispanos para discutir una reforma migratoria y las recientes redadas del servicio de inmigración y aduanas (“ICE”). Después de la reunión la senadora indicó que apoyaría medidas pro-inmigrante, lo cual es un revés positivo de sus posiciones previas anti- inmigrantes cuando se desempeñaba como congresista.

                 Tercero, el congresista demócrata por Nueva York José Serrano ha presentado un proyecto de ley para permitir que los jueces de inmigración dejen sin efecto una deportación en aquellos casos en donde el extranjero tiene hijos menores ciudadanos americanos y el juez de inmigración determine que la deportación contraviene los mejores intereses del menor.

El Presidente Obama está comprometido con una reforma migratoria. Aún cuando la mayoría de los restriccionistas anti inmigrantes perdieron sus escaños congresionales en las pasadas elecciones, quedan muchos obstáculos por vencer. Las propuestas anti inmigrantes del plan de estimulo demuestran como los restriccionistas utilizan una crisis nacional para promover una agenda insularista y proteccionista. El éxito de una propuesta migratoria dependerá de si se puede demostrar que su aprobación beneficiará la recuperación económica de este país.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.