BASTA YA DE ABUSOS Y ATAQUES CONTRA LOS INMIGRANTES

BASTA YA DE ABUSOS Y ATAQUES CONTRA LOS INMIGRANTES

 POR: Ricardo Skerrett

 Miembro, Asociación Americana de Abogados de Inmigración

 www.ricardoskerrettimmigration.com

La comunidad de inmigrantes indocumentados, compuesta en su gran mayoría de personas que han abandonado sus países de origen por razones económicas para lograr un sustento adecuado para sus familias, personas que no son criminales y que contribuyen con el sudor de su frente a la economía de este país, personas muchas con escasa educación y de niveles socio- culturales y económicos bajos, está siendo atacada y se encuentra acechada por todos los flancos.

                 Por un lado, el gobierno ha aumentado las redadas y deportaciones en esta área. Por otro lado, los medios de comunicación están diseminando información que es completamente errónea y siembra esperanzas falsas en esta comunidad que está desesperada. Por último, hay buitres que se nutren de esta desgracia humana y que prometen lo que legalmente no pueden cumplir engañando a esta comunidad indocumentada con ofertas de obtener documentación legal. El fraude de inmigración que diariamente comenten estas personas inescrupulosas está aumentando alarmantemente. Y las autoridades federales están utilizando sus recursos deportando y separando familias de personas honestas y trabajadoras en vez de procesar criminalmente a estos defraudadores.

                 El aumento en las redadas y deportaciones desenmascara la hipocresía de la administración Bush en su política inmigratoria. Mientras que el Presidente hace alardes de su respaldo por la reforma de inmigración aprobada por el Senado, no ha logrado que la misma sea aprobada por sus homólogos republicanos en la Cámara de Representantes. El Presidente tiene la autoridad ejecutiva para cambiar y alterar las prioridades del Servicio de Inmigración (“CIS”) y de de los agentes fronterizos  (‘’ICE”) para enfatizar el patrullaje en las fronteras y la deportación de personas con récord criminales pero ha decidido no ejercer su discreción y permitir la deportación de personas cuyos únicos crímenes son quizás que un juez dictara una orden de deportación en ausencia por falta de notificación o de personas que son elegibles para ajustar sus status pero que por ignorancia o por miedo no lo saben.

Echándole más leña al fuego, la Cámara de Representantes federal aprobó el 14 de septiembre del 2006 el proyecto “Cerca Segura 2006” (“Secure Fence Act of 2006”) el cual propone una serie de iniciativas para aumentar la seguridad en la frontera. La intención de la mayoría republicana es lograr la aprobación en ley de esta medida antes de las elecciones de noviembre para utilizarla como tema eleccionario y aumentar el miedo entre el electorado.

                 La medida continuaría la construcción de una cerca de 700 millas de dos barreras reforzadas, al igual que otras barreras y equipos de vigilancia electrónica, en la frontera con México. Este proyecto es diametralmente opuesto a la reforma de inmigración aprobada por el Senado y que cuenta con el apoyo del Presidente Bush. Es un intento para desviar la atención del electorado sobre la necesidad de reformar las leyes de inmigración utilizando como excusa para esta falta de voluntad el tema de seguridad nacional.

                 La prensa no está ayudando a la situación pues está diseminando información incorrecta y errónea. En las últimas semanas Univisión, Telemundo y el Miami Herald han diseminado noticias citando a sus consultores de inmigración a los efectos de que miles de ilegales podrán reabrir sus casos en la corte de inmigración. Se le ha dado entera fe y crédito a una noticia que es completamente falsa e incorrecta. No es verdad que CIS y/o la corte de inmigración van a permitir el ajuste de status de extranjeros con órdenes de deportación y/o la reapertura de sus casos. Lo que ha ocurrido es que los ajustes cubanos ya no se harán a través de la corte de inmigración sino directamente con CIS. Únicamente los cubanos y familiares inmediatos que tengan órdenes de deportación dictadas en ausencia por no haber comparecido a una cita en la corte de inmigración se beneficiarían de este cambio operacional. La aseveración del abogado y consultor de Univisión, de que “Es una excelente noticia, resuelve una injusticia de años…Representa además, una mejoría al mil por ciento en la situación de estas personas que se encuentra listas para deportación,…” (The Miami Herald, Herald.com, 13 de septiembre de 2006), no podría estar más lejos de la verdad. Esta noticia fue difundida por Telemundo y otros medios de comunicación ha contribuido a la histeria en masa que sufre la comunidad indocumentada.

                 Resultado: las acciones del gobierno y la desinformación de la prensa nutre una histeria y desesperación que contribuye directamente al aumento de casos de fraude de inmigración. Recientemente han venido a la Clínica Legal de Inmigración en Nations Association mexicanos que están en procedimientos de deportación porque personas que no son abogados ni especialistas en inmigración les han preparado solicitudes frívolas de asilo político. He recibo comunicación de que están falsificando documentos de adopción de tribus indias americanas mediante los cuales supuestamente una tribu adopta a un mexicano para que obtenga su residencia permanente.

                 México, al igual que Canadá y las democracias de Europa Occidental, son países en donde no existe persecución de índole que permita que los nacionales de dichos países cualifiquen para solicitar asilo político en EE.UU. Los indocumentados de México se encuentran en este país por razones económicas, no por persecución política o por razón de raza, sexo u origen nacional, salvo quizás muy raras excepciones.

                 Existe una disposición que permite a los que pueden probar que tienen cierta proporción de sangre india americana ajustar su status y obtener la residencia permanente en EE.UU. Es una disposición que está en vigor pero está mayormente en desuso. Pero no existe un procedimiento para que una tribu india americana pueda adoptar a cualquier extranjero para que entonces este extranjero obtenga su residencia permanente en EE.UU. Para propósitos de inmigración, para que una adopción conlleve beneficios de inmigración el extranjero en cuestión tiene que tener menos de 16 años al momento de ser adoptado.

                 Por la presente exhorto a los funcionarios gubernamentales locales, estatales y federales, a los miembros de los medios de comunicación local y nacional, a los líderes cívicos y religiosos, y a todos los que de alguna forma u otra estamos en contacto con la comunidad indocumentada, a que hagamos un alto en el camino, reflexionemos, comencemos un diálogo productivo y empecemos a proponer soluciones a los ataques y abusos contra la comunidad indocumentada. Basta ya.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.