LA DEFINICION DE ASILO POLITICO-Parte I

LA DEFINICION DE ASILO POLITICO

 

Por: Ricardo Skerrett

Miembro, Asociación Americana de Abogados de Inmigración

www.ricardoskerrettimmigration.com

 

 

Pregunta: “Soy un ingeniero agrónomo de Calí, Colombia. Vine a EE.UU. con visa de turista hace un año y un mes. Se me expiró la estadía y me quedé por necesidad económica. Mi esposa e hijos aún se encuentran en Cali .  He decidido pedir asilo político en EE.UU. porque en Colombia todavía recibo amenazas por mis ejecutorias en pro del programa del gobierno actual mientras estaba localizado en la serranía, y quiero incluir a mi familia en la petición.” ¿Cómo UD. ve mi caso de asilo?

 

Contestación- Según su relato, no creo que su caso prospere. Por llevar más de un año en EE.UU. sin pedir asilo ya no es elegible para los beneficios de la otorgación de un asilo para ajustar su status y obtener la residencia legal permanente, sino que únicamente es elegible para que no lo deporten si prosperara su petición (“withholding of removal”), lo cual en términos reales equivale a un limbo jurídico, pues puede permanecer y trabajar en los EE.UU. pero no puede viajar fuera del país ni tampoco puede pedir a sus familiares en el extranjero para que ingresen a los EE.UU. Su caso en  particular también es débil porque su familia permaneció en Colombia, por lo que se hace difícil justificar que UD. tiene miedo de regresar a su país de origen mientras que su familia se encuentra allí. En adición, UD. tendría que probar porque no es posible que UD. y su familia podrían relocalizarse  a otra región de Colombia sin miedo a que las persecuciones continúen.

Para ilustrar lo difícil que es prevalecer en una petición de asilo político, voy a compartir con mis lectores un caso real. Yo represento a un periodista de Calí, Colombia, que huyó de Colombia con su familia a raíz de ser torturado por las guerrillas, tiene las marcas de tortura en su cuerpo, dos hermanos fueron asesinados a manos de las guerrillas, pidió asilo al entrar a los EE.UU., estuvo detenido en Krome, el oficial de asilo determinó que mi cliente había establecido un miedo creíble de persecución si fuese deportado, y sin embargo el juez de inmigración denegó su solicitud de asilo. El caso actualmente está en apelación y yo tengo la esperanza de que eventualmente mi cliente prevalezca, pero, al igual que la mayoría de las solicitudes de asilo, como decimos en Puerto Rico, es cuesta arriba.

Un peticionario de asilo es una persona que alega que es perseguida, o ha sido perseguida, o tiene miedo de ser perseguida, por concepto (“on account of”) de su raza, religión, nacionalidad membresía en un grupo social particular, o por opinión política. Aunque la ley establece que un solicitante de asilo puede proveer evidencia directa o indirecta para probar su caso, la realidad es que no es suficiente únicamente el testimonio del solicitante, es necesario suministrar evidencia documental debidamente certificada, y, de ser necesario, evidencia pericial ,como por ejemplo, sicólogos para probar sufrimiento emocional.

Debido a la importancia de este tema y las limitaciones de espacio, con el permiso de mis editores en mi próxima columna continuaré abundando sobre este tema tan críticamente importante para nuestra comunidad.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.